Actitud cuando las cosas van mal
Por Lizzy Picado | 2 julio, 2018

Hoy día es alarmante ver noticias, muertes a diario, corrupción, el futbol no nos brindó la satisfacción que se deseaba; aún más allá, mujeres victimas de la agresión de sus parejas, guerras, conflictos serios como …

Lea todo el artículo »
Éxito

Paz mental y autosatisfacción hacer lo máximo para ser mejor

Laboral

Conoce tus metas laborales y define tu futuro

Liderazgo

Aprenda efectivad y sea un verdadero líder

Motivación

Voluntad para hacer un esfuerzo y alcanzar tus metas

Superación

Conocimientos necesarios para tu superación personal

Inicio » Encabezados, Superación

Sé un hombre más perro

Escrito por Miguel Arguedas el 22 octubre, 2013
Sé un hombre más perro

Recientemente escuché a una mujer reiterarle a su pareja, que “los hombres son muy perros”.

Entonces, sin conocer el trasfondo, intenté aislar la connotación popular de tal afirmación y buscarle un sentido más literal. Concluí que en realidad sería una gran mejora si los hombres realmente fuéramos “más perros”.

Las relaciones hombre-perro son muy antiguas y desde que el hombre es hombre, se conoce de los sentimientos de lealtad, incondicionalidad, fidelidad, solidaridad y compañerismo, que marcan la relación del perro hacia el hombre. No importa el sitio geográfico, la condición social o la precariedad del momento vivido; el hombre y el perro terminan por conectarse.

El perro es la mascota preferida y el mejor amigo del hombre. De hecho, las estadísticas muestran que cada vez hay más perros y que mientras más avanzada es la sociedad, la proporción de canes por persona es mayor. Las sociedades modernas han adoptado las asombrosas capacidades de los canes para enfrentar las amenazas y auxiliar a las personas con alguna necesidad, algo que nunca se había distinguido tanto con ningún otro ser vivo.

Seamos más como los perros

Sin caer en comparaciones o explicaciones de por qué algunas personas deciden tener perros y por qué otras no, el perro es solidario con los humanos indistintamente. Aún en su posición de desventaja, su instinto guardián lo hace un buen acompañante de los niños, un fiel amigo de su amo, una extraordinaria compañía para la familia, un ágil pastor en el campo y un aliado táctico en la ley y el orden. Es un compañero divertido que sabe moldeador las conductas y ofrecer enseñanzas de vida.

Un perro nunca abandona a su amo por uno más joven o por mejor alimento, ni por la carencia de tiempo o un mejor hogar. Cuando un perro llega, para él solo existe una familia y no se queja ni compara las circunstancias. Su única razón es ser la mejor compañía sin limitaciones adaptándose a su nuevo hogar.

Suele suceder que hasta en el día más crítico, el perro es el primero de la familia quien se acerca y nos recibe, lamiéndonos aun cuando hayamos pasado todo el día sin verlo, hablarle, ni tocarlo. Historias sobre perros hay muchas, pero todas tienen un lugar común, en ellas están implícitas la lealtad, la incondicionalidad, la sencillez, el afecto, la fidelidad, la solidaridad y el compañerismo; y es que de esos elementos está constituida la naturaleza, campo en el que parece ser que los humanos perdemos ventaja.

Tu maestro

Quizás la naturaleza no espera que seamos tan extraordinarios como un perro en esos aspectos, pero sin duda podemos aprender mucho de ellos y ser mejores hombres.

Estas son algunas acciones mínimas que deberías tomar en cuenta:

  • Nunca pretendas ser algo que no eres.
  • Se leal en tus principios.
  • Cuando tus seres queridos llegan a casa, corre a saludarlos.
  • Sé un amigo fiel y no abandones a quienes te quieren.
  • Cuida a tu actual familia en vez de andar buscando otras.
  • Corre, salta y juega a diario. Siempre se feliz.
  • No discrimines a nadie por su raza, tamaño, color o posición.
  • Nunca desaproveches una oportunidad de ir a pasear.
  • Déjate extasiar por la experiencia del aire fresco y del viento en tu cara.
  • Toma siestas para recuperar fuerza y juventud, así como mejorar tu estado de ánimo.
  • Estírate antes de levantarte y toma un vaso de agua para agilizar el metabolismo.
  • Mejora tu atención y deja que la gente te de afecto. Busca abrazos y cariño.
  • En días cálidos, recuéstate sobre tu espalda en el pasto.
  • Cuando estés feliz, baila y mueve todo tu cuerpo.
  • Deléitate de la alegría simple de una caminata.
  • Cuando alguien tenga un mal día, guarda silencio, siéntate cerca y hazle sentir que estás ahí.
  • Agudiza tus sentidos y rescata la vida de otros.
  • Respeta y asiste a las personas que requieren ayuda.
  • Si lo que quieres está enterrado, escarba hasta que lo encuentres.

Aprende también a ser prudente y asertivo. Un perro podría ganarle a un zorrillo, pero sabe que no vale la pena. Sabe identificar cuando un simple gruñido es suficiente para evitar morder. Una forma inteligente y avanzada de proteger sus dominios sin hacer daño a los demás.

Conclusión

Pienso que en definitiva la frase “los hombres son muy perros” debería dar lugar a “los hombres deberían ser más como los perros”.

El poeta inglés Lord Byron decía: “mientras más conozco al hombre, más quiero a mi perro”. Al morir su perro, llamado Terranova, Byron escribió en su tumba: “Aquí reposan los restos de una criatura que fue bella sin vanidad, fuerte sin insolencia, valiente sin ferocidad y tuvo todas las virtudes del hombre y ninguno de sus defectos”.

En mi más profundo sentir, una compasión sin límites por los canes es la prueba más firme y segura de la buena conducta moral del hombre. Y en un sentido preciso, el hombre puede ser mejor si aprende más de su mejor amigo.

 

Nota importante:

La gente lucha por lo que ama y me pregunto ¿dónde termina el sentimiento del humano y donde empieza el derecho de los animales?

Aunque existan razas que se han usado como armas potenciales o les encontremos deambulando en búsqueda de algo que comer, es en realidad el hombre el responsable de la conducta de su perro quien en una forma ingrata lo abandona o entrena hacia la crueldad. El filósofo alemán Arthur Schopenhauer, lo expuso así: “la compasión hacia los animales está tan estrechamente ligada a la bondad de carácter que se puede afirmar con seguridad que quien es cruel con los animales no puede ser una buena persona”. Por eso el mismo concluyó afirmando que “el hombre no debe compasión a los animales, sino justicia”.

Un perro solo debería pertenecer a quien pueda asumir el compromiso y la responsabilidad. No se trata solo de una mascota sino de un compañero que representa una responsabilidad de asistirlo, alimentarlo y cuidarlo. Es un ser y con sólo su presencia dentro de la naturaleza merece el mismo respeto y la atención que todos los seres que poblamos este planeta, cada uno con su estructura biológica, su función específica en el entorno y su relación con la sociedad.

Artículos relacionados:

  • Artículos NO relacionados:

Copyright del artículo: Viva con Propósito. Contacta con el autor de este artículo para obtener su permiso y autorización expresa para poder usar o publicar su contenido de forma total o parcial.

Comentarios en Facebook:

Déje un comentario!

Sea respetuoso. Manténgase ordenado en su comentario. No deseamos spam.

Este sitio soporta Gravatar. Si desea registrarse: Gravatar.