Metas, Esfuerzo y disciplina
Por Lizzy Picado | 19 enero, 2017

Posiblemente durante el transcurso de nuestras vidas, algunas personas se preocupen realmente por mejorar diferentes áreas, son esas personas que no se quedan quietas que buscan avanzar en todo lo que puedan, y de estas …

Lea todo el artículo »
Éxito

Paz mental y autosatisfacción hacer lo máximo para ser mejor

Laboral

Conoce tus metas laborales y define tu futuro

Liderazgo

Aprenda efectivad y sea un verdadero líder

Motivación

Voluntad para hacer un esfuerzo y alcanzar tus metas

Superación

Conocimientos necesarios para tu superación personal

Inicio » Encabezados, Motivación

Salgamos a jugar

Escrito por Karol González el 1 diciembre, 2014 Un Comentario
Salgamos a jugar

¿Recuerdas cuando jugabas? Cuando eras un niño y podías pasar muchísimas horas jugando, sin que nada te preocupara, inventando e imaginando cualquier cosa que te pareciera divertida. Podías hacerlo solo o con amigos. Eran sin duda, los mejores momentos.

El juego es una actividad sumamente importante en la vida de un niño; a través de él, el niño imita, reproduce, investiga y se relaciona socialmente; se relaciona con el entorno, agrega ideas nuevas a las previas; de forma tal que a través del juego el niño aprende más y de una forma que disfruta. Todo esto es un proceso fundamental para su mejor desarrollo físico, emocional e intelectual.

Pero, ¿qué pasa con el juego­?; ¿cuándo dejamos de jugar? A medida que crecemos, los adultos dejamos de jugar, por miedo a ridiculizarnos o por falta de tiempo, dado que conforme vamos creciendo aumentan las obligaciones; y también por factores culturales, sobre todo porque creemos que el juego es exclusivo de los niños; además las sociedades modernas frecuentan restarle importancia a los momentos de compartir juntos en familia.

Sin embargo, son muchos los beneficios que nos dio el juego, y muchos también los que nos puede dar en la edad adulta. Para el adulto es una actividad placentera que funciona como calmante y permite relacionarnos socialmente con las demás personas en un ambiente relajado y libre de tensiones; eleva nuestro estado de ánimo y por tanto la liberación de endorfinas (hormonas del placer), por lo que aumentan las defensas del organismo. Nos ayuda a combatir el estrés y a desarrollar la creatividad.

Como vemos son muchos los beneficios, pero los adultos nos hemos olvidado de jugar y peor aún, ya no le enseñamos a jugar a nuestros hijos. Nos quejamos de que los niños de hoy día no juegan y solo pasan pendientes de la televisión, los videojuegos o el computador. ¿Pero que pasa durante las vacaciones y el tiempo de ocio en los cuales tampoco lo hacemos?

Pues a jugar se ha dicho. El juego es una excelente forma de iniciar el diálogo en la familia. Prueba con un juego de mesa; te vas a divertir y dormirás mucho más relajado; además de la satisfacción que haber dedicado tiempo a la familia te va a producir.

El juego es disparador de emociones. Jugando se puede ver de qué forma se relacionan en su forma más simple las personas, cuáles son sus tácticas; e inclusive se puede ayudar a moldear conductas. Debe ser una actividad espontánea y libre; en donde tanto niños como adultos podamos relacionarnos sin imposiciones ni reprimendas; juguemos como iguales.

Con los más chicos, prueba a jugar a las escondidas. Piensa cuál es el juguete que más te gusta de todos los que has comprado a tus hijos e invita a tu niño o niña a jugar. Son muchos los adultos que compran juguetes a sus hijos porque de niños lo desearon, quizás les parecen lindos o quieren jugar a escondidas. No te apenes, mira qué montón de beneficios te da jugar aunque sea por un corto tiempo.

No olvides los juegos tradicionales, brincar la cuerda, jugar trompos, escondidas, cantar, etc; son cosas que te harán sentir muy feliz, relajado, saludable y sobre todo con más armonía familiar.

Hay que proponerse mejorar nuestra condición todos los días; entonces juega un poco más y notarás la diferencia.

“No se deja de jugar porque se es viejo, sino que se es viejo porque se deja de jugar”, decía Bernard Shaw.

Artículos relacionados:

  • Artículos NO relacionados:

Copyright del artículo: Viva con Propósito. Contacta con el autor de este artículo para obtener su permiso y autorización expresa para poder usar o publicar su contenido de forma total o parcial.

Comentarios en Facebook:

Un Comentario »

  • Prisci dice:

    Trabajo con niños y una de las cosas que más me gusta de esto es que nadie dice: qué barbaridad, tan grande y jugando. ¡ Noo yo tengo la excusa perfecta,porque me encanta hacerlo! Al contrario la gente piensa: ¡qué dedicada a lo que hace! ¡como se pone a la altura de los niños! ji, ji, ji lo que no saben es que lo hago más por mí, que por el trabajo. No soy tan jovén, pero si me siento así. Creo firmemente que esa energía me la transmiten ellos, cuando estamos jugando.

Déje un comentario!

Sea respetuoso. Manténgase ordenado en su comentario. No deseamos spam.

Este sitio soporta Gravatar. Si desea registrarse: Gravatar.