Actitud cuando las cosas van mal
Por Lizzy Picado | 2 julio, 2018

Hoy día es alarmante ver noticias, muertes a diario, corrupción, el futbol no nos brindó la satisfacción que se deseaba; aún más allá, mujeres victimas de la agresión de sus parejas, guerras, conflictos serios como …

Lea todo el artículo »
Éxito

Paz mental y autosatisfacción hacer lo máximo para ser mejor

Laboral

Conoce tus metas laborales y define tu futuro

Liderazgo

Aprenda efectivad y sea un verdadero líder

Motivación

Voluntad para hacer un esfuerzo y alcanzar tus metas

Superación

Conocimientos necesarios para tu superación personal

Inicio » Encabezados, Motivación

¿Pérdida? ¿Ganancia? Tú decides

Escrito por Hannia Alvarez el 11 noviembre, 2013
¿Pérdida? ¿Ganancia? Tú decides

Probablemente les ha pasado que ante una “pérdida”, reconocida como algo que de alguna manera considerábamos importante en nuestra vida ya no está a nuestro alcance _por la razón que fuere_, nos invade una serie de sentires y emociones que mueven nuestro ser interno, provocando reacciones a veces positivas y otras no tan saludables o acertadas, mismas que en gran parte dependen y proporcionalmente a la madurez alcanzada por cada quien. De ahí que tenemos otra razón más para afianzar nuestra necesidad de trabajar continuamente y conscientemente en nosotros mismos, aprovechar el aprendizaje que hay en cada situación desafiada, en cada decisión-acción que tomemos.

Quiero hacer énfasis, en que el siguiente relato es sólo un ejemplo de una situación a partir de una experiencia, donde el punto principal está en la reacción-acción ante una “pérdida”, que motivó una serie de resultados que en definitiva, valoro como ganancia. Sin embargo, el fondo es aplicable a muchas situaciones en nuestra vida, dado que al fin al cabo, se trata de cómo enfrentamos las situaciones, sobre todo las adversas, que son las que tienen más probabilidad de desencadenar actitudes no deseadas.

Pues bien, hace unos días, me encontré ante la pérdida de un equipo con material que juzgaba importante, representaba un esfuerzo valioso desde muchos sentidos. Incorporaba cuentos, novelas, poesía, crónicas, ensayos, entre otras memorias, historias verbalizadas e impregnadas en bellas y recordadas imágenes… noches y días de trabajo placentero que iban a culminar en la edición de un libro. Como primer reacción ante el recibo de la noticia de la pérdida, debo confesar que sentí una especie de pesar, pensé en las muchas veces que hice intentos de contar con algún tipo de seguridad que en ese momento hubiese minimizado el apremio de la situación presentada. Luego, hice a lo interno varios cuestionamientos rápidos que concluyeron en algo así como: “no puedo hacer nada… no contemplé una contingencia y en este momento, no puedo hacer nada, repliqué”.

Dichosamente, y casi de inmediato, evoqué e hice una fijación en lo esencial que era mantener la paz, el disfrute y éxtasis que estaba experimentando minutos antes del recibo de la noticia _ me encontraba en un momento especial de una mágica aventura de altura, había alcanzado una meta más, el pico más alto de una montaña, donde todo el camino había sido sencillamente exquisito _, además, de recibir los beneficios que regala el contar con gente especial a nuestro lado y un reconfortante abrazo en situaciones como ésta . Ello bastó como elementos esenciales en el logro de la serenidad y la perpetuación del disfrute del camino blanco y resbaloso que tocaba bajar entre árboles, rocas, hielo, nieve y un poco de barro al final de la ardua jornada en la montaña. Durante el descenso, me centré entonces en lo importante, facilitando el poder asir, sentir y admirar toda la belleza que esos caminos deparaban. Un trayecto definitivamente exitoso, de gran valor, algo para atesorar…

Una vez en la tranquilidad de la habitación, y después de una merecida ducha, tomé un tiempito de reflexión y extraje algunos puntos que hacen la diferencia al enfrentar situaciones con una actitud positiva y que les participo de algunas de ellas:

1. Lo que en un momento es importante, puede no serlo en otro, todo depende del enfoque.

2. Concentrarse en lo importante, es esencial.

3. El mirar desde otra perspectiva, concede buenos beneficios, por lo que vale la pena abrir ese abanico de opciones y darnos el lujo de escoger.

4. Hay ocasiones en que equivocadamente pensamos que no podemos hacer nada, más en cada situación tenemos la oportunidad de obtener ganancia, de crecer como personas integrales, por lo que accionar en esta dirección, es fundamental.

5. Reconocer la importancia de actuar de manera asertiva desde el primer instante al enfrentar una situación _sin desmerecer la posibilidad de hacerlo luego_, es una excelente carta a utilizar como primer paso en positivo. Una vez conscientes de ello, es más fácil el paso hacia su ejecución.

6. Algunas veces, es necesario reconsiderar y hacer ajustes, _posteriores al evento_ sobre las respuestas que ofrecimos en su momento, con el fin de favorecer futuras soluciones, como resultado de las lecciones aprendidas.

7. En la medida en que aprendemos de nuestros desaciertos, realmente nos encaminamos hacia una mejor versión de lo podemos ser.

8. Confirmar la importancia de contar con el apoyo de gente especial a nuestro lado, es definitivamente una bendición.

9. Siempre tenemos la oportunidad de ver la otra cara de la moneda, nosotros decidimos por cuál lado queremos verla.

Basada en estas reflexiones, y lo ya actuado, a los pocos días de la “pérdida” ocurrida, tomé algunas otras acciones que me permitieron contar con una solución bastante completa y totalmente mejorada _de la infraestructura tecnológica antes tenida, más la inspiración revitalizada de mis nuevos escritos (recientemente entregué mi primer libro, mismo que deparó un valor agregado extraordinario a mi vida y que estoy segura se podrá revertir sobre personas con acentos especiales como cada uno de ustedes) y una recopilación renovada de memorias de mis especiales travesías_, misma que hoy, estoy aprovechando y disfrutando considerablemente en muchos sentidos de mi vida y para el de otros, obteniendo una ganancia de valor multiplicativo de bienestar abrazado.

Puedo garantizarles, que todos estamos dotados de cientos de maneras creativas de tomar una situación de “pérdida” y accionar con una actitud positiva que permita obtener siempre una ganancia.

Al final de este camino, concluyo:

“Empezar siempre puede ser mejor, si soplamos y actuamos a favor de nuestra autorrealización, y por ende, apuntando hacia una vida más equilibrada, sana, con propósito”.

Artículos relacionados:

  • Artículos NO relacionados:

Copyright del artículo: Viva con Propósito. Contacta con el autor de este artículo para obtener su permiso y autorización expresa para poder usar o publicar su contenido de forma total o parcial.

Comentarios en Facebook:

Déje un comentario!

Sea respetuoso. Manténgase ordenado en su comentario. No deseamos spam.

Este sitio soporta Gravatar. Si desea registrarse: Gravatar.