Nada hay más fuerte que mi voluntad
Por Lizzy Picado | 14 octubre, 2018

Una tarde noche de estás, lluviosas en mi país, venía conduciendo mi vehículo y en la carretera pude observar a un muchacho en una bicicleta maltrecha, portaba un gran bulto en su espalda de una …

Lea todo el artículo »
Éxito

Paz mental y autosatisfacción hacer lo máximo para ser mejor

Laboral

Conoce tus metas laborales y define tu futuro

Liderazgo

Aprenda efectivad y sea un verdadero líder

Motivación

Voluntad para hacer un esfuerzo y alcanzar tus metas

Superación

Conocimientos necesarios para tu superación personal

Inicio » Encabezados, Motivación

Como una alfombra mágica

Escrito por Hannia Alvarez el 2 diciembre, 2013
Como una alfombra mágica

Un día antes de mi partida hacia una nueva aventura en las montañas, esta vez,  hacia el Volcán Barva, con el propósito de preparar mi mochila y vestimenta, de forma tal que fuera la más adecuada, me comuniqué con uno de los compañeros de estas travesías _dado que él ya había andado por esas tierras_ y le pregunté cómo eran las condiciones del terreno y el clima que nos esperaba en tan ansiada caminata.   Su repuesta fue corta:  “como una alfombra” mi estimada caminante;  insistí y le dije : ah, de verdad? pero… ¿no hay  trozos de tierra cubiertos de zacate con grietas profundas como cuando subimos las montañas de Toro Amarillo (otras montañas que recorrimos hacía unos cuantos días atrás)? _ él me repitió: ” no no para nada, es una alfombra”,_ insisto: y… ¿el ascenso, qué tan pendiente es?,_ él: ya le dije mi estimada caminante, es una alfombra.

Pues bien, hice mis preparativos, aunque… la verdad les digo que un poco escéptica, pues lo que conocía por esas zonas, me decía que era un ascenso que se las traía, así que había algo que no me calzaba.   Pero bueno, al día siguiente me fui listísima y como siempre, emocionada de seguir viviendo esa pasión, a parte que, debo confesarles que el ir a esas montañas era uno de mis sueños desde hace algún tiempo, por lo que imagínense cómo me podía sentir el ir por esa meta.

Desde el momento en que la buseta nos trasladó al punto de arranque de la caminata, todo era en ascenso, lo que reafirmaba mi corazonada, y déjenme decirles que así continuó toda la caminata; el estimado amigo quien tiene una excelente condición, y le gusta tomar el rol de baquiano e  iba adelante con muy buen paso, así que lo perdí casi desde el inicio del trayecto.

Mientras, yo llevaba mi ritmo, mi paso, disfrutando de esos hermosos parajes, y cuanto detalle lograba percibir. Pasamos por diferentes entornos: lecherías, trochas con terrenos varios: piedras, barro, troncos bellamente torneados,  admirables lomas desde donde se obtenían unas vistas con ángulos abiertos de cerca 180 grados  asombrosas, bosques con un encanto especial, amplios pastizales donde también transitaba ganado, que por cierto, el primer encuentro con las vacas fue divertidísimo, algunos corrieron a buscar un lugar donde se sintieran más seguros,  pues ese ganado parecía no estar muy contento que estuviésemos dentro de sus terrenos, otros, muy envalentonados esperamos pacientemente para tratar de ver sus intenciones jaja…,  luego todos tomamos valor y continuamos, creo que  nuestra actitud ayudó definitivamente a seguir recorriendo esas montañas más tranquilos y en su disfrute, donde la primer meta era llegar al famoso portón rojo, que se encontraba al final de las montañas,  para luego entrar en otro tramo del camino totalmente diferente.

Conforme avanzábamos, el trayecto era más difícil pero a la vez más bello, bosques encantados, con lianas que colgaban de árboles gigantes, llenas de musgos de verdes claros y oscuros que conjugaban con el resto de los tonos del entorno, en muchas partes, algunas vece, para poder pasar, teníamos que inclinarnos como haciendo reverencia a tanta belleza.   Y ni se diga los sorprendentes troncos de los árboles,  parecían esculturas talladas tan creativamente que iba embelesada durante ese pasaje.. wow… si los hubiesen visto, tenían formas extraordinariamente bellas.

Al llegar a la gran meta final, nos encontramos con una bellísima laguna rodeada de montañas  exuberantes y colorida vegetación.  Más arriba, se divisaba un mirador entre las montañas, ante lo cual, no me resistí, así que después de un breve descanso y una merienda, me adentré entre esas montañas hasta llegar al mirador y … wow !! definitivamente no me lo podía haber perdido, era majestuoso estar allí, una perspectiva inolvidable y un conjunto de sensaciones sin igual.

De regreso, un descenso  donde los caminos empedrados y el barro eran nuestros acompañantes, más el gua que caía del cielo como una rica lluvia, nos alcanzó aportando a nuestra caminata del día, algo más diferente, con lo cual disfrutar también.

Al final de esta encantadora caminata, me puse a pensar sobre la famosa alfombra que el estimado caminante me había insistido tanto, y pude descubrir que  todo el viaje se había convertido realmente en lo que llamé una alfombra mágica,  pues te llevaba de un lugar bello a otro, entre más avanzabas más mágico se tornaba el camino.  Ello  me hizo meditar en que así es la vida misma cuando nos disponemos a disfrutar del camino,  que todo camino tiene su encanto y más aún, cuando reconocemos el valor de cada paso, cuando encontramos y sentimos pasión por algo,  pues ello implica sentir entusiasmo, un impulso categórico hacia la consecución de aquello que realmente se desea _con el corazón_, es como vivir en un eterno despertar, con los ojos abiertos o con los ojos cerrados, cada quien escoge la manera en que se permita sentir ese juego de sensaciones e interiorizarlas para obtener un mayor deguste y provecho.

Como en esta aventura, siempre hay cosas que nos apasionan, que disfrutamos, _algunas más que otras_ cuando pensamos en ellas, y lo hacemos conquistando la armonía de nuestro ser, nos permite vivir motivados, con una sana decisión de  aprender a descubrir en  su intensidad  las maravillas  que depara la vida.

Así que a buscar esas cosas que te apasionan, apodérate  de ellas y  aprovecha  esa fuerza generadora de energía rica para seguir creciendo como personas integrales, disfrutando de lo que se hace, identificando el propósito que trazas en cada realización.

Finalmente, hay algo que estoy segura ayudará a descubrir esas pasiones, y es tomar la decisión de darse permiso a vivir nuevas experiencias, verás  cómo a partir de allí, el camino proporcionará esas oportunidades que al tomarlas,  no dejarán de sorprenderte en cada tramo del camino, y será como viajar en una “alfombra mágica”.

 

Artículos relacionados:

  • Artículos NO relacionados:

Copyright del artículo: Viva con Propósito. Contacta con el autor de este artículo para obtener su permiso y autorización expresa para poder usar o publicar su contenido de forma total o parcial.

Comentarios en Facebook:

Déje un comentario!

Sea respetuoso. Manténgase ordenado en su comentario. No deseamos spam.

Este sitio soporta Gravatar. Si desea registrarse: Gravatar.